Este 2020 se convirtió el año de los retos para casi todos los sectores; pues con la llegada de una pandemia que ha matado a 1,6 millones de personas y de un virus que circula libremente por el ambiente, los gobiernos debían tomar medidas para proteger a sus ciudadanos y es en este punto en el que los sectores tienen grandes retos: sobreponerse al cierre. Hoy hablamos de la educación, ayer hablábamos de la economía, de la contracción y de lo que viene. No obstante, en la educación está en juego el futuro de la sociedad y la formación de millones de jóvenes y niños.

Con el cierre de escuelas con el fin de evitar el contagio se buscaba trasladar a cerca de 11 millones de estudiantes en Colombia de las aulas a la virtualidad, un gran reto que fue afrontado pero que al mismo tiempo empezó a develar las falencias del sistema: falta de conectividad; sistemas obsoletos de aprendizaje; violencia intrafamiliar; falta de acceso a alimentos, entre muchos otros asuntos. Esta coyuntura ha llevado a que hasta inicios de diciembre 158 mil niños y jóvenes hayan desertado de la educación, eso es el 1,3 por ciento y se espera que en cerca del 70 por ciento de las instituciones educativas de educación superior la tasa de deserción sea del 10 por ciento.

Lo que dicen desde el gobierno y las universidades

La viceministra de Educación Preescolar, Básica y Media, Constanza Alarcón, reveló durante el foro que el gobierno nacional, el ministerio y las secretarias de educación están trabajando en el sentido de lograr que en el 2021 el 100 por ciento de las instituciones educativas del país entren en un modelo de alternancia cumpliendo todos los protocolos exigidos. Además, comentó que de las 91 secretarías de educación en 50 ya están funcionando los modelos de alternancia.

En cuanto a las lecciones de la pandemia en la educación, señaló que se dieron retos en generar innovación, cambios y adaptación; así como el trabajo cercano con maestros y uso de nuevas tecnologías.

El viceministro de Educación Superior, Luis Fernando Pérez, señaló que la pandemia permitió adelantar programas como el Plan Padrino en el que 126 instituciones trabajaron para entender principios de solidaridad e impactar a 2.5 millones de estudiantes.

Resaló que los modelos de alternancia en la educación superior han permitido ver que las instituciones tienen capacidad de asistencia tecnológica de respuesta, lo que cree ayudará a que el país esté listo para enfrentar la alternancia en el 2021 de manera más profunda.

Maritza Rondón, recorta de la Universidad Cooperativa de Colombia, advirtió que la calidad de la educación no se determina por la modalidad y que cada una de las formas tiene sus oportunidades. También dijo que los conceptos sobre calidad de la educación superior deben ser analizados y mejorar en ese sentido. Por último, resaló que Las instituciones deben trabajar en sistemas resilientes y ser más adaptables a las realidades del entorno.

Francisco Piedrahita, rector de la Universidad ICESI, comentó que en el país hay grandes problemas de cobertura en calidad, principalmente en los más pobres; también dijo que las deficiencias en infraestructura y la continuidad de solo la media jornada en muchos lugares, son una tragedia. Además, dijo que el campus debería ser entendido como un espacio social por excelencia y un igualador social.

Para Alexandra Peláez, secretaria de Educación de Medellín, la experiencia de la pandemia y la educación ha sido difícil y retadora, pues apunta que asuntos como el autoaprendizaje y la flexibilización curricular fueron cambios positivos que ha dejado esta coyuntura. En cuanto a la situación en el departamento dijo que se alcanzó a tener hasta 37 mil estudiantes en alternancia y que se espera que para inicios de marzo del 2021 todos los grados escolares puedan regresar bajo estos modelos.

Pablo Hernán Vera, rector de la Universidad del Magdalena, apuntó que la tecnología ayudó a abrir escenarios en los que por ejemplo la universidad pública ha recuperado estudiantes, “en nuestro caso recuperamos 1.030 estudiantes”. También dijo que un primer aprendizaje es que toca desconfinar la educación, “no nos podemos encerrar de espaldas a los territorios y nuestros estudiantes. La COVID ha sido oportunidad de transformar el sistema educativo.”

En un nuevo foro Caracol Radio y Hora 20, los “Retos y oportunidades de la educación” pues este ha sido uno de los sectores más golpeados por la crisis del coronavirus, en esta ocasión se debatió sobre este año atípico, la virtualidad; la semipresencialidad, las brechas que se hicieron evidentes y las cifras en aumento de deserción escolar. También una mirada a lo que viene en el 2021; el aumento en el presupuesto; los cambios para la educación desde los métodos de aprendizaje hasta los cambios en infraestructura; así como los planes a futuro del gobierno en el sector educación.

Este 2020 se convirtió el año de los retos para casi todos los sectores; pues con la llegada de una pandemia que ha matado a 1,6 millones de personas y de un virus que circula libremente por el ambiente, los gobiernos debían tomar medidas para proteger a sus ciudadanos y es en este punto en el que los sectores tienen grandes retos: sobreponerse al cierre. Hoy hablamos de la educación, ayer hablábamos de la economía, de la contracción y de lo que viene. No obstante, en la educación está en juego el futuro de la sociedad y la formación de millones de jóvenes y niños.

Con el cierre de escuelas con el fin de evitar el contagio se buscaba trasladar a cerca de 11 millones de estudiantes en Colombia de las aulas a la virtualidad, un gran reto que fue afrontado pero que al mismo tiempo empezó a develar las falencias del sistema: falta de conectividad; sistemas obsoletos de aprendizaje; violencia intrafamiliar; falta de acceso a alimentos, entre muchos otros asuntos. Esta coyuntura a llevado a que hasta inicios de diciembre 158 mil niños y jóvenes hayan desertado de la educación, eso es el 1,3 por ciento y se espera que en cerca del 70 por ciento de las instituciones educativas de educación superior la tasa de deserción sea del 10 por ciento.

Lo que dicen los panelistas

La viceministra de Educación Preescolar, Básica y Media, Constanza Alarcón, reveló durante el foro que el gobierno nacional, el ministerio y las secretarias de educación están trabajando en el sentido de lograr que en el 2021 el 100 por ciento de las instituciones educativas del país entren en un modelo de alternancia cumpliendo todos los protocolos exigidos. Además, comentó que de las 91 secretarías de educación en 50 ya están funcionando los modelos de alternancia.

En cuanto a las lecciones de la pandemia en la educación, señaló que se dieron retos en generar innovación, cambios y adaptación; así como el trabajo cercano con maestros y uso de nuevas tecnologías.

El viceministro de Educación Superior, Luis Fernando Pérez, señaló que la pandemia permitió adelantar programas como el Plan Padrino en el que 126 instituciones trabajaron para entender principios de solidaridad e impactar a 2.5 millones de estudiantes.

Resaló que los modelos de alternancia en la educación superior han permitido ver que las instituciones tienen capacidad de asistencia tecnológica de respuesta, lo que cree ayudará a que el país esté listo para enfrentar la alternancia en el 2021 de manera más profunda.

Maritza Rondón, recorta de la Universidad Cooperativa de Colombia, advirtió que la calidad de la educación no se determina por la modalidad y que cada una de las formas tiene sus oportunidades. También dijo que los conceptos sobre calidad de la educación superior deben ser analizados y mejorar en ese sentido. Por último, resaló que Las instituciones deben trabajar en sistemas resilientes y ser más adaptables a las realidades del entorno.

Francisco Piedrahita, rector de la Universidad ICESI, comentó que en el país hay grandes problemas de cobertura en calidad, principalmente en los más pobres; también dijo que las deficiencias en infraestructura y la continuidad de solo la media jornada en muchos lugares, son una tragedia. Además, dijo que el campus debería ser entendido como un espacio social por excelencia y un igualador social.

Para Alexandra Peláez, secretaria de Educación de Medellín, la experiencia de la pandemia y la educación ha sido difícil y retadora, pues apunta que asuntos como el autoaprendizaje y la flexibilización curricular fueron cambios positivos que ha dejado esta coyuntura. En cuanto a la situación en el departamento dijo que se alcanzó a tener hasta 37 mil estudiantes en alternancia y que se espera que para inicios de marzo del 2021 todos los grados escolares puedan regresar bajo estos modelos.

Pablo Hernán Vera, rector de la Universidad del Magdalena, apuntó que la tecnología ayudó a abrir escenarios en los que por ejemplo la universidad pública ha recuperado estudiantes, “en nuestro caso recuperamos 1.030 estudiantes”. También dijo que un primer aprendizaje es que toca desconfinar la educación, “no nos podemos encerrar de espaldas a los territorios y nuestros estudiantes. La COVID ha sido oportunidad de transformar el sistema educativo.”